CUIDAR DEL CUIDADOR

 

El  cuidador  de una persona diagnosticada con Alzheimer conlleva tareas que resultan agotadoras física y mentalmente, sobre todo a medida que avanza la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud habla de factores de estrés físicos y psicológicos a los que debe hacer frente el cuidador. 
Factores físicos: Estos cuidadores son más vulnerables a problemas de fatiga, malestar general, trastornos del sueño, dolores de cabeza, anemia, úlceras gastroduodenales, dolores articulares, y otros.
Factores psicológicos: Son más propensos a sentimientos de tristeza, desesperación, desesperanza, indefensión, enfado, irritabilidad, sentimientos de culpa o ansiedad.  
¿Cómo podemos ayudar al cuidador? Las acciones que podemos adoptar para ayudar al cuidador pueden proceder de tres fuentes distintas. Unas proceden de las personas de su entorno, otras de los profesionales y la tercera son medidas que él mismo deberá tomar para proteger su salud. 
Las personas de su entorno deberán  unirse para ayudarle en la pesada tarea de cuidar del enfermo. Los profesionales deberán darle los conocimientos y las estrategias adecuados para facilitarle el desarrollo de su tarea a fin de que sepa cómo enfrentar cada una de las situaciones con las que se va a encontrar en el trato con el enfermo. Y respecto a las medidas medidas que debe tomar para cuidar de su salud son las que reseñamos brevemente a continuación  tomadas del video que trata este punto.
Señales de alarma de la salud del cuidador. Son señales de que algo va mal cuando empezamos a notar nerviosismo, pérdida de apetito o lo contrario, tristeza, depresión, dificultad para retener las cosas en la memoria, cansancio, fatiga, nerviosismo… En estos casos es preciso pedir ayuda a los profesionales, psicólogos o especialistas en el tratamiento de estas enfermedades. Cualquier ayuda, venga de donde venga , debe ser bien recibida.
También es importante saber poner límites  a nuestro trabajo. No podemos hacer todo,  ni podemos saber hacerlo bien todo. Es necesario conformarnos con lo que podemos hacer, pidiendo ayudas cuando sea necesario  o dejando sin hacer lo que no sea necesario.
Normas generales para cuidar nuestra salud: Dormir las 8 horas, hacer algún tipo de ejercicio con regularidad, pasear, salir de casa, seguir  manteniendo las relaciones sociales tanto familiares como con los amigos   etc.
 ¿Qué ayudas puede recibir de su Comunidad el cuidador de una persona con alzheimer?
Todas las comunidades autonómicas tienen establecidas ayudas a las personas dependientes en forma de servicios y prestaciones económicas. Entre los servicios están los de teleasistencia, ayudas a domicilio, los centros de día y de noche, residencias etc., y entre las prestaciones económicas están: 


Prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales. Esta es  una prestación de carácter excepcional, cuya finalidad es ayudar a cubrir los  gastos derivados de la atención prestada en su domicilio a la persona dependiente. Su cuantía depende de los importes máximos vigentes en cada momento, de la capacidad económica del interesado y de su grado de dependencia
Prestación económica de asistencia personal.  Es una prestación destinada a facilitar la promoción de la autonomía de la persona en situación de dependencia, Este servicio se podrá contratar en alguna de las siguientes modalidades:

Para percibir la prestación reconocida es necesario justificar la adquisición del servicio.
Prestación económica vinculada a un servicio. La ley prevé que cuando no sea posible la atención mediante algún servicio público, se concederá una prestación económica vinculada, que deberá destinarse a la adquisición del servicio. Para percibir la prestación reconocida es necesario justificar la adquisición del servicio y su cuantía depende de los importes máximos vigentes en cada momento, de la capacidad económica del interesado y de su grado de dependencia. No se podrá destinar a servicios que no estén incluidos en el Programa Individual de Atención  de la persona interesada.
¿Qué es la codependencia?
Decimos que hay codependencia cuando el  enfermo no puede estar sin su cuidador  y  éste no puede estar sin su enfermo.  Hay síntomas de que el cuidador depende del enfermo cuando  se cree indispensable para cuidar del enfermo y piensa que solo él puede darle el cuidado que merece. La dependencia del cuidador empieza cuando se olvida de sí mismo para centrarse solo en los problemas del enfermo, y la dependencia de enfermo de  su cuidador se nota  cuando necesita a ese cuidador para sentirse bien, solo confía en él y quiere que esté siempre a su lado. Son síntomas de que el cuidador tiene dependencia del enfermo cuando empieza a experimentar periodos de estrés, ansiedad, depresión y frustración. Cuando esto sucede los cuidadores pueden empezar a sufrir alteraciones físicas, emocionales y sociales, que pueden desequilibrar muchos aspectos de su vida. Es lo que se conoce como síndrome del cuidador quemado.
Los síntomas  que puede experimentar un cuidador quemado pueden ser de orden físico, emocional  y  social
¿Qué elementos de la comunicación verbal que pueden influir negativamente en el enfermo de Alzheimer?
Con la comunicación verbal podemos podemos influir positiva o negativamente en todas las personas y especialmente en los los enfermos. Los elementos que influyen negativamente en los enfermos de alzehimer son aquellos que le transmiten sensaciones negativas,  tales como falta de seguridad, nerviosismo o falta de aprecio, y aquellas otras  comunicaciones que él no puede entender bien a causa de su enfermad. Las comunicaciones con el enfermo deben ser cortas y precisas.  Tiene dificultad para entender aquellas  informaciones que tienen escasez o sobre dosis de información y las que contienen  palabras que no entiende.  Tampoco es bueno darle muchos detalles de lo que le decimos porque no es capaz de retenerlos y esto también le perjudica la buena comunicación.
Puesto que el enfermo llega a perder la capacidad de razonar cuando llega esto no es de esperar muchos logros por este camino, pero siempre debemos halarle como lo hacemos con las personas normales. En los casos de obsesiones o delirios a veces es buena táctica intentar derivar el tema a otra cosa que pueda ser objeto de su interés, como por ejemplo haberle de sus hijos, de recuerdos de su niñez etc.
Otros hechos que pueden ser negativos en la comunicación es empezar la conversación con un no: no hagas eso, no se puede hacer eso etc., o dirigirse a ellos en forma imperativa: siéntate, ponte esto etc. Las formas de dirigirnos a ellos son muy importantes: Mejor que decirle siéntate (para hacerle algo) es decirle:  yo creo que si te sientas lo hacemos mejor.  Le estamos diciendo lo mismo pero con palabras que las va a aceptar mejor. También es bueno que al proponerle algo para que elija le demos nuestra opinión para facilitarle la elección porque ellos han perdido la capacidad para tomar decisiones, pero es bueno que le demos la opción de elegir porque van a aceptar mejor lo que le proponemos.

El cuidador quemado.  El burn-out y estrategias para solucionarlo
Que es el burnt-out- Se caracteriza por un progresivo cansancio físico y mental por falta de motivación para seguir realizando su trabajo por causas diversas. Es una forma especial de desgaste psicológico que produce un conjunto de reacciones en la conducta de las personas que se conoce con este nombre, o como se dice vulgarmente una persona quemada.  Suele producir importantes cambios de comportamiento en quienes lo padecen que podría afectar negativamente a su salud con carácter irreversible.
Síntomas que pueden ser indicio de este síndrome: A  nivel emocional produce cambios de estado de ánimo que se  manifiestan en quien lo padece con mal humor, depresiones, irritabilidad, perdida de ilusión por el trabajo y mayor dificultad para desarrollar las tareas.
A nivel físico puede producir dolores musculares, problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, pérdida de apetito, ansiedad, temblores,  etc.   
Profesiones a las que puede afectar.
Determinadas profesiones, como los médicos, los enfermeros y los docentes, presentan ciertas características que las convierten en candidatas ideales frente a este síndrome: este síndrome es un mal muy común entre los profesionales sanitarios, pero también puede afectar a otras profesiones como las que acabamos de enumerar
La clave para un tratamiento eficaz del Síndrome de Burnout. Es muy importante detectarlo en sus primeras fases, porque cuanto antes conozcamos el problema  antes seremos capaces de mantenerlo bajo control.
Las técnicas de relajación como la meditación o la escucha de música relajante han demostrado ampliamente su eficacia para reducir la ansiedad y mejorar al enfermo. La práctica habitual de algún deporte adaptado a la condición física del trabajador reduce también notablemente los efectos del estrés, y ayuda a desconectar de nuestros problemas mientras se practica. Pedir ayuda a un profesional es otra práctica recomendada para vencer los efectos de estrés o las depresiones, Así mismo es necesario cuidar la salud, dormir lo suficiente e intensificar el trato con la gente y continuar con nuestras aficiones para distraernos y olvidar los problemas que generan el burnt-out. 

Volver a pagina principal