BAUTISMO

¿Qué es el sacramento del bautismo?.  El bautismo es un sacramento instituido por Cristo (no por los curas) para borrar el pecado original y darnos una nueva oportunidad de entrar en el cielo. ¿Pero es que si no  nos bautizamos no podemos ir al cielo? El Evangelista San Marcos dice que Jesús se les apareció a los apóstoles y les dijo: Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea, se condenará. (Mc 16, 15-20). Creer y estar bautizados son dos requisitos esenciales puestos por Cristo para salvarse quienes conozcan su doctrina. ¿Y los  que no la conozcan? Dios no obliga a cosas imposibles. A quienes no la conozcan por causas insalvables no se les castigará por esto, pero quienes la conozcan y la rechacen tendrán que responder por ello si no cumplen lo mandado por Cristo ¿Es que el agua o el cura pueden borrar el pecado hecho a Dios? No. Las ofensas hechas a Dios solo Dios puede perdonarlas. Cristo puede perdonarlas porque es Dios, y puede imponer las condiciones que debemos cumplir para que se nos perdonen nuestros pecados.  No basta con decir yo creo en Dios, hay que demostrarlo   con palabras y con hechos cumpliendo lo mandado por Él.
No hacer lo que Cristo manda es no creerle, y esto es un desprecio grave a Dios.  Por no creer Adán y Eva a Dios comieron la fruta prohibida y  Dios los echó del Paraíso. Por no creer nosotros ahora a Cristo-Dios  podemos perder esta segunda oportunidad que nos  nos da de poder entrar en el cielo gracias a sus méritos. No volvamos a cometer ahora nosotros el mismo pecado que nuestros primeros Padres en el Paraíso.
Clases de bautismo. Hay tres clases de bautismo: Bautismo de sangre (el de los mártires); el bautismo de agua recibido conforme a las normas que establece la Iglesia, y el bautismo de deseo para quienes por algún impedimento insalvable no pueden recibirlo sacramentalmente. Cristo se bautizó por inmersión conforme al bautismo de Juan, y muchas confesiones cristianas siguen esta tradición.  La Iglesia católica bautiza derramando agua sobre la cabeza de los bautizados porque no siempre ha sido posible  hacerlo por inmersión dadas las circunstancias de  los aspirantes al bautismo.  
Requisitos que debe cumplir quien pide el  bautismo. Si es persona adulta es requisito esencial que confiese  que conoce la doctrina de Cristo y que está dispuesto a seguirla cumpliendo sus mandamientos. Si quienes piden  el bautismo para un menor son sus padres o sus padrinos  tienen que comprometerse a enseñarle la doctrina de Cristo y a darle ejemplo de buen cristiano.  Hay padres que no bautizan a sus hijos porque dicen que no quieren imponerle una religión para que cuando ellos sean mayores elijan la religión que quieran. Con  el bautismo no se le  impone  al niño la obligación de seguir el  credo católico. Simplemente se les enseña nuestra religión para que  la conozca y  la practiquen si quieren, pero se le  deja libertad de conciencia para que  elijan la que quiera.  Algunos padres afirman que si se le enseña una religión de pequeños se les condiciona a que la sigan. Esto no es cierto, porque muchos de los que afirman esto ellos mismos fueron educados en la religión católica y después la han abandonado sin que  les haya causado ningún  problema.
Elegir la religión.  La primera condición para elegir bien cualquier cosa es informarse de lo que podemos elegir o desechar. Elegir algo sin conocerlo es exponerse a hacer una mala elección. Si queremos elegir una religión, o ninguna, deberíamos preocuparnos al menos de conocer qué es lo que se cree en esa religión y por qué cree eso. Es la forma natural de aceptarla racionalmente y de adherirnos  a ella. ¿Conocemos nosotros por qué nuestra  Iglesia manda creer lo que nos dice que tenemos que creer? 
Quién puede bautizar.  Son ministros ordinarios del Bautismo el obispo y el presbítero, y en la Iglesia latina también el diácono. En caso de necesidad puede bautizar  cualquier persona, incluso no bautizada,  si tiene la intención requerida y utiliza la fórmula trinitaria bautismal: Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Obligaciones  de los padres. De acuerdo con las normas de la Iglesia católica para poder bautizar a un niño es necesario contar con el consentimiento de los padres, o al menos de uno de los dos, y que haya esperanza fundada de que al niño se le va a enseñar la fe católica. Si los padres mantienen una relación contraria a las enseñanzas de la Iglesia, (profesan una religión no católica, o están separados etc.), el Código de derecho Canónico no  les prohíbe pedir el bautizo de su hijo porque sigue el criterio de no castigar al hijo por la conducta de los padres. Los padres que piden el bautismo tienen la obligación de enseñar o dejar que se le enseñe a sus hijos la religión católica.
Obligaciones de los padrinos. Para bautizar un niño, la Iglesia exige que haya al menos un padrino, o una madrina.  Estos tienen que comprometerse a acompañar al niño/a en la vida cristiana enseñándole la doctrina católica en el caso de que no lo hagan los padres y dándole ejemplo de buen cristiano.                                                                                                                     

 VOLVER  A PAGINA PRINCIPAL