FASES EN EL DESARROLLO DE LA ENFERMEDAD

DE ALZHEIMER


Esta enfermedad no se desarrolla igual en todas las personas, pero en el desarrollo generalizado existen tres fases que pueden suelen durar unos cuatro o cinco años  cada una.
¿En qué consiste la fase Inicial/ Leve/ Temprana?
. Esta primera fase empieza con olvidos frecuentes más o menos como tenemos todos cuando llegamos a mayores, pero se caracteriza por su frecuencia y porque van acompañados de desorientación en el tiempo y en el espacio y porque empieza afectar al lenguaje.  Olvida con frecuencia lo que le decimos hemos  dicho o lo que él nos dice y niega que lo hemos dicho, o lo que él nos ha dicho y nos lo repite  una y otra vez y nos hace frecuentemente las mismas preguntas. Olvida los nombres de las cosas, cambia sus nombres  y recurre a decirnos sus cualidades en vez del nombre.
Todos estos síntomas lejos de desaparecer  se van agravando cada vez más.
¿En qué consiste la fase Intermedia o segundo estadio?
En esta segunda fase se hacen más evidentes los síntomas anteriores, agravándose particularmente la capacidad para mantener una conversación y para valerse solos fuera del hogar. Incluso en casa empiezan a desorientarse y tienen dificultades para realizar actividades por sí mismo y para comprender lo que se le dice porque no recuerdan  el significado de muchas palabras. Esto hace que pierda el interés por cosas que antes le entretenían, por ejemplo ver películas, escuchar noticias, leer el periódico, etc.  y esto crea problemas para relacionarse con el cuidado y con la familia.  Se aconseja movilizar al enfermo, alimentación hiperproteica y mantener las rutinas diarias para que el enfermo se despiste lo menos posible.
¿En qué consiste la segunda fase conocida también como Tardía/ Avanzada/ Severa? Aquí sus capacidades para relacionarse están gravemente deterioradas. Cuando hablan apenas se le entiende, y muchas veces  se relacionan por señas. Si le preguntas si quieren una cosa o como están y se encogen de hombros  y no te dicen nada. Se pasan mucho tiempo durmiendo. Parece como si no sintieran nada pero  siguen percibiendo quién los trata con cariño y quién no. En esta etapa es muy importante el lenguaje de los gestos, las expresiones de la cara, las manos, las caricias, los abrazos  etc.
Los síntomas propios del final de esta fase podemos resumirlos así: No conoce nada ni a nadie. Sin embargo, se da cuenta de la persona que le cuida y le quiere.
No habla ni entiende nada, aunque aprecia y valora el sentido del tacto, las caricias etc.
No realiza apenas ninguna actividad. Le cuesta trabajo tragar los alimentos que se le preparan en forma líquida, no controla los esfínteres y permanece sentado, tumbado o encamado y no se le aprecian manifestaciones emocionales
Su vida se asemeja más a la de un vegetal que a la de un hombre, pero sigue siendo  una persona y merece todo nuestro respeto y aprecio.
Tercera fase, fase final. Ante esta nueva fase, los cuidadores y familiares, deberán reunirse y planificar cómo se van a organizar. Deberán aprender algunos cuidados básicos de enfermería comunes a los enfermos encamados en fase terminal: higiene, protección de las partes del cuerpo donde pueden producirse úlceras, limpieza y cura de las úlceras, gimnasia pasiva, extracción de flemas, cambios posturales, etc.
Mas información
Características del enfermo de alzheimer en cada estadio.
El enfermo de alzheimer se clasifica en tres estadios según el grado de la enfermedad.
Grado I. Dependencia moderada
Se considere dependencia moderada cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 25 a 49 puntos
Gado II. Dependencia severa
Es dependencia severa cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no requiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 50 a 74
Grado III. Gran dependencia
Se trata de dependencia severa cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 75 a 100

Volver a pagina principal