RUTA 5

 

: En esta ruta podemos ver:  Colon, Cueva de Salamanca , Dominicos, Restos de la Iglesia de San Polo, Rector Esperabé, Casa de Lis, Puente Romano, subida por Tentenecio,  Archivo Historico, Calisto y Melibea, y final en la Plaza  Mayor

Colon en Salamanca.- Plaza de Colón

Bajando por la calle de San Pablo hacia los Dominicos nos encontramos a la izquierda con la Plaza de Colón, antiguamente plaza de Menores, por estar ubicado en ella el Convento de Clérigos Menores de San Carlos, .situado en la parte norte de la plaza. Adquiere su actual nombre en 1893 cuando se conmemora con un año de retraso el cuarto centenario del descubrimiento de América, levantándole la estatua que hoy está en el centro de dicha plaza.

Cristóbal Colón llegó a Salamanca a fines de 1484 arrastran­do su desaliento al verse incomprendido por Junta de Córdoba, que le fue tan adversa, según fray Bartolomé de las Casas, que la describe así: «Juntáronse muchas personas, hobiéronse informaciones de filóso­fos y astrólogos y cosmógrafos (si con todo entonces algunos en Castilla había), de marineros, de pilotos, y todos a una voz decían que era todo vanidad y locura, y a cada paso escarnecían dello».

Aquí, en los dominicos, fue acogido, amparado y escuchado, siendo su gran protector el célebre fray Diego de Deza. La influencia de este dominico fue tal para el descubrimiento de América, que Cristóbal Colón, en carta dirigida a su hijo don Diego, la menciona diciendo: «él fue causa de que sus Altezas hobieren las Indias y que yo quedase en Castilla, que ya estaba yo camino de fuera. Siempre desque vine a Castilla me ha fa­vorecido y deseado mi honra».

Cueva de Salamanca

Bajando por la calle san Pablo, pasando la Plaza de Colon,  a mano derecha,  está la Cuesta de Carvajal, y hacia mitad de esta calle, a mano izquierda, está la entrada de la cueva, ¿que realmente no es?. Cueva, pues se trata de la cripta-sacristía situada bajo el ábside semicircular de la iglesia románica de San Cebrián. El titular de esta iglesia era San Cipriano, y algunos dicen que fue brujo antes que santo. La tradición popular dice que el fundador de la Academia en esta cueva fue Asmodeo o algún otro demonio, que durante siete años, en la oscuriBdad de la noche, daba clase de adivinación y otras artes tenebrosas a siete alumnos. Terminada la carrera, se echaba a sorteo y uno de ellos quedaba en manos del Demonio. Según se dice, el Marqués de Villena (personaje legendario inspirado en Don Enrique Villena) fue uno de los estudiantes aventajados del Demonio, del que consiguió escapar con vida, aunque dejó en manos de El Malvado su sombra, quedando así marcado de por vida como uno de sus adeptos.

Otra variedad de esta leyenda la publicaba hace unos días un periódico salmantino –La Gaceta, 22-2-09, firma el artículo Sara Rodero- que decía lo siguiente :

El origen de la leyenda de la Cueva de Sala­manca está en las clases que impartía en la sacristía el párroco de la iglesia de San Cipriano, que llegó a ser identificado con el diablo. La Cueva de Salamanca se localiza en los sótanos de la iglesia de San Cebrián o San Cipriano y fue en reali­dad la sacristía del templo. En ese lugar, el párroco en­señaba ritos de iniciación al ocultismo y la nigroman­cia en un tiempo marcado por el teocentrismo. Por aquel entonces, se comenta­ba que todos lo saberes ar­canos se escondían en el suelo. Entre los alumnos que recibían clases de astrolo­gía, geomancia, piromancia y quiromancia se encontra­ban siete estudiantes que cada noche acudían a La Cueva de Salamanca. Los jóvenes no revelaban qué era lo que aprendían y este hermetismo fomentó la leyenda.

El acuerdo de los estu­diantes era que al cabo de los siete años que duraban los ritos iniciáticos uno de ellos se quedaría en la cue­va en pago por los servicios prestados. Precisamente, entre esos siete alumnos se encontraba el Marqués de Villena, estudiante aventajado y más conocido como el nigromántico. Al destacar por su sabiduría, Enri­que de Villena debía pagar por todos ante el diablo con su libertad, quedando como siervo. Resistiéndose a ello, un día el Marqués de Villena se escapó, pero en el último momento su captor agarró su sombra y la perdió. De la Cueva surgieron éstas y otras leyendas o in­cluso refranes como el que dice que el diablo tiene una cátedra en Salamanca. La Cueva de Salamanca encierra leyendas que la convierten en un lugar muy atractivo.
Bajando por la calle san Pablo, a mano derecha, ya casi al final, está la Cuesta de Carvajal y hacia mitad de esta calle, a mano izquierda, está la entrada de la cueva, que realmente no es. Cueva, pues se trata de la cripta-sacristía situada bajo el ábside semicircular de la iglesia románica de San Cebrián. El titular de esta iglesia era San Cipriano, y algunos dicen que fue brujo antes que santo. La tradición popular dice que el fundador de la Academia en esta cueva fue Asmodeo o algún otro demonio, que durante siete años, en la oscuridad de la noche, daba clase de adivinación y otras artes tenebrosas a siete alumnos. Terminada la carrera, se echaba a sorteo y uno de ellos quedaba en manos del Demonio. Según se dice, el Marqués de Villena (personaje legendario inspirado en Don Enrique Villena) fue uno de los estudiantes aventajados del Demonio, del que consiguió escapar con vida, aunque dejó en manos de El Malvado su sombra, quedando así marcado de por vida como uno de sus adeptos.

Otra variedad de esta leyenda la publicaba hace unos días un periódico salmantino –La Gaceta, 22-2-09, firma el artículo Sara Rodero- que decía lo siguiente :

El origen de la leyenda de la Cueva de Sala­manca está en las clases que impartía en la sacristía el párroco de la iglesia de San Cipriano, que llegó a ser identificado con el diablo. La Cueva de Salamanca se localiza en los sótanos de la iglesia de San Cebrián o San Cipriano y fue en reali­dad la sacristía del templo. En ese lugar, el párroco en­señaba ritos de iniciación al ocultismo y la nigroman­cia en un tiempo marcado por el teocentrismo. Por aquel entonces, se comenta­ba que todos lo saberes ar­canos se escondían en el suelo. Entre los alumnos que recibían clases de astrolo­gía, geomancia, piromancia y quiromancia se encontra­ban siete estudiantes que cada noche acudían a La Cueva de Salamanca. Los jóvenes no revelaban qué era lo que aprendían y este hermetismo fomentó la leyenda.

El acuerdo de los estu­diantes era que al cabo de los siete años que duraban los ritos iniciáticos uno de ellos se quedaría en la cue­va en pago por los servicios prestados. Precisamente, entre esos siete alumnos se encontraba el Marqués de Villena, estudiante aventajado y más conocido como el nigromántico. Al destacar por su sabiduría, Enri­que de Villena debía pagar por todos ante el diablo con su libertad, quedando como siervo. Resistiéndose a ello, un día el Marqués de Villena se escapó, pero en el último momento su captor agarró su sombra y la perdió. De la Cueva surgieron éstas y otras leyendas o in­cluso refranes como el que dice que el diablo tiene una cátedra en Salamanca. La Cueva de Salamanca encierra leyendas que la convierten en un lugar muy atractivo.

Convento de San Esteban (Dominicos)

 

Hay rincones de auténtico sabor y recuerdo histórico, como este de San Esteban, que está cargado de historia. La fachada que da acceso a la Iglesia es un verdadero tapiz en piedra de estilo Renacimiento del tercer tercio, enriquecido al estilo español con hermosas labores y adornos platerescos. Dos fuertes pilares sostienen una gran arcada decorada en su interior con artesonado de tipo milanés. Debajo de la arcada se desarrolla en tres cuerpos, "el martirio de San Esteban" que es del milanés Juan Antonio Ceroni y el resto probablemente del escultor Alonso Sardiña.

En el muro interior hay una lápida dedicada a Fray Diego de Deza que dice: A FRAY DIEGO DE DEZA, GLORIA DE LA ORDEN DE SANTO DOMINGO Y DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA, PROTECTOR CONSTANTE DE CRISTOBAL COLON.

En el interior del convento están el Claustros de los Reyes y el Claustro de Colón. Colón estuvo en este convento, pero no en el actual, sino en el que había antes de la reconstrucción. La iglesia parece una Catedral por su tamaño y por su estructura. Su retablo es obra de José Churriguera, y pueden apreciarse en él mezcla de los estilos gótico y barroco.

Los frailes de este convento han ejercido una gran influencia en la cultura de España y de fuera de España,.dando gloria a Salamanca y a su Universidad. Los frailes de este convento proyectaron la cultura española por las tierras americanas, dando nombre español a la Isla Española, y a su capital Santo Domingo, y levantando en esta ciudad en 1507 el edificio de la primera Universidad creada en América. El convento de San Esteban siempre será recordado unido al recuerdo de Colón y del descubrimiento de América. Por este convento pasaron, entre otros muchos, dominicos célebres como Domingo de Soto, confesor de Carlos V y gran maestro del Concilio de Trento, enterrado, a petición propia debajo del primer peldaño de la escalera que lleva su nombre. También pasó por aquí Francisco de Vitoria, Profesor de la Universidad de Salamanca y creador del derecho de Gentes.

Casa de Lis

Siguiendo por el Paseo del RectoreEsparebe en direccion al Puente Romano tenemos a laizquierda el museo de coches y mas adelante el puente romano. y y a la derecha está el edificios de la Casa List que tiene su entrada subiendo por calle Tentenecio (Nota: la torre que se ve sobre la imagen es la torre de las campanas de la catedral que jnie nada quever con esta casa).

La Casa Lis es un palacete urbano enclavado sobre la antigua muralla de la ciudad mandado construir por D. Miguel de Lis (1855-1909). El encargado de llevar a cabo este proyecto fue Joaquín de Vargas y Aguirre (1857- 1935), natural de Jerez de la Frontera, que desembarcó en Salamanca para ocupar la plaza de arquitecto provincial.

Vargas organiza toda la vivienda en torno a un patio interior que sirve para distribuir las estancias y diseña una fachada construida con hierro y vidrio siguiendo los preceptos de la arquitectura industrial. Para salvar el desnivel existente hasta llegar al actual paseo del Rector Esperabé, idea una escalera que permite crear unas terrazas ajardinadas y una gruta cubierta de rocalla que aligera el conjunto. El resultado es uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial empleada para uso residencial, único por su espectacularidad y por la audacia arquitectónica con que Vargas fue capaz de resolver los condicionantes del proyecto.

La casa-palacio cambió de propietarios en 1917, cuando D. Enrique Esperabé de Arteaga (1869-1966), futuro rector de la Universidad de Salamanca, se muda aquí junto a su familia. Después, la Casa Lis fue habitada por diversos inquilinos hasta que en los años setenta, cerrada y sin uso, comienza un periodo de decadencia y degradación.

. En 1981, el Ayuntamiento de Salamanca, consciente del valor del edificio lo restaura y  Actualmente el edificio es la sede del Museo Art Nouveau y Art Déco y en sus salones y dependencias se exhibe una parte de los fondos donados por D. Manuel Ramos Andrade (1944-1998).

El puente Romano


También tenemos a la la izquierda el puente romano que fue construido en el siglo I siendo Trajano Emperador de Roma. Este puente formaba parte de la Ruta de la Plata que unía Mérida con Astorga. Hoy tiene 26 arcos, de los cuales 15 corresponden a la época de los romanos (los que están mas cerca de la ciudad) y los otros 11 de construcción más reciente después de la riada de 1626. Durante mucho tiempo fue el único puente que comunicaba las dos orillas del río Tormes, amén de las barcas que se utilizaban también para pasar gente y mercancías de un lado a otro.

De los veintiséis arcos, sólo los quince primeros datan de la época romana. La piedra empleada en su construcción difiere en procedencia, mientras que la empleada en la zona romana del puente es originaria de las canteras de granito de Los Santos (Béjar ), la piedra empleada en la parte hispana y más moderna del puente, procede de la zona de Ledesma. El puente ha sido restaurado en numerosas ocasiones y ha sobrevivido a varios intentos de demolición. Muchas de las restauraciones han sido poco documentadas, dejando al estudio de los arqueólogos gran parte del trabajo de determinación, datación y explicación de las técnicas constructivas de la antigüedad.[3] La fecha de la construcción del puente no se conoce con precisión, pero se ubica entre los mandatos de los emperadores Augusto (27 a.C.-14 d.C.) y Vespasiano (69-79), lo que lo convierte en un monumento arquitectónico bimilenario

Toro iberico

Hoy podemos ver a la entrada del puente saliendo de Salamanca el llamado toro ibérico, que otros dicen el berraco, y muy cerca de él, antes de entrar en el puente, podemos ver la escultura del ciego y del lazarillo, recordando ambos la gran cabezada del ciego en el diablo del toro que se cita en la obra El Lazarillo del Tormes.

No ha mucho, unos 60 años, había al otro extremo del puente, a la entrada del mismo tomándolo por Tejares, un fielato. Para quienes no recuerden que es un fielato le diremos que era una oficina instalada por los Ayuntamientos a la entrada de las poblaciones para recaudar el antiguo impuesto de consumos. Todo artículo para el consumo humano que entrase en la ciudad tenía que pagar su impuesto, aunque fuera para consumo de la propia persona que lo introducía. Por aquel tiempo se contaba de personas que llevaban chorizo y vino para hacer su comida en la ciudad, y cuando los empleados del fielato le exigían pagar por introducir esos artículos en la ciudad había personas que se comían “la merienda” antes de entrar en la capital, con lo que se ahorraban el pago del impuesto. Quien esto escribe pasó muchas veces por esos fielatos, y siempre eran registradas las alforjas que llevaba en el caballo, o si viajaba en el coche de línea con la maleta, ésta tenía que abrirla a requerimiento del empleado municipal.

Calle de Tentenecio

Tal vez quieran saber el origen de tan extraño nombre de esta calle: Tentenecio. Según la historia (o leyenda, vaya Vd. a saber) debe su nombre a que una vez que San Juan de Sahún, Patrono hoy de la ciudad, caminaba por aquí se topó con un toro enorme que había escapado del mercado y corría enloquecidamente embistiendo a la gente. Sahagún le gritó «¡Tente, necio!» y el toro, asombrosamente, se paró mansamente. En esta historia, o leyenda, se dice también que el nombre de la calle Pozo Amarillo obedece a otro milagro atribuido al mismo santo porque, siempre según la leyenda, en esta calle había un pozo amarillo al que cayó un niño que fue rescatado por el Santo haciendo subir el nivel del agua. Hoy la fiesta San Juan de Sahagún, patrono de la ciudad, se celebra el 12 de Junio

Archivo histórico de la guerra civil

El Archivo General de la Guerra Civil Española es un un archivo documental español situado en la ciudad de Salamanca . De titularidad estatal, se creó en 1999 y en la actualidad se encuentra integrado en el Centro Documental de la Memoria Hisstorica

. Está situado en el edificio que ocupó el Colegio de San Ambrosio, un antiguo hospicio realizado en 1715 por Churriguera.

Fue creado durante la guerra por el franquismo para almacenar toda la documentación incautada durante la contienda y que no fue transportada o destruida por los vencidos en su huida al finalizar la guerra. La documentación que contenía fue utilizada con fines represivos para juzgar a los enemigos del lado republicano. En la actualidad, es una fuente documental de gran valor para los historiadores e incluso ha servido para que los militares republicanos puedan solicitar una pensión de jubilación o una indemnización por el tiempo que permanecieron en prisión. El archivo incluye una zona dedicada a la masonería con el material requisado a las logias españolas

 

 

 

Huerto de Calisto y Melibea

 

Es un jardin de 2.500 metros cuadrados ubicado en el casco antiguo de la ciudad. Se denomina asi por el escenario que eligió Fernando de Rojas para recrear la novela de Calisto y Melibea publicada en 1.502

En la actualidad es un parque visitable de caracter romantico por la historia de amor de los personajes enamorados de la obra de Fernando de Rojas

Aqui terminamos nuestro paseo y nos volvemos a la Plaza Mayor para dar fin a nuestras excursiones

 

 

 

 

 

Volver a pagina principal