COMIENZA EL CURSO 2015/2016

Estamos en el comienzo de curso y toca mirar al futuro para hacer planes de trabajo para el nuevo año pastoral que comenzamos. ¿Qué es un curso? Es un corto espacio de tiempo que se programa para dar un paso más hacia la meta que queremos alcanzar. Fijémonos en los cursos de los estudiantes. El estudiante que desea conseguir un título empieza estudiando lo más elemental, y luego año tras año va añadiendo nuevos conocimientos a los que ya tiene, y así, de forma ordenada, llega a la meta propuesta, que es la obtención del título que acredita su capacitación para ejercer la profesión. ¿Y qué hace cuando ya ejerce? Si quiere desarrollar su profesión con dignidad tiene que seguir actualizando constantemente sus conocimientos. Este sería un buen camino a seguir en Vida Ascendente para ejercer nosotros con dignidad nuestro trabajo, que como dice nuestro lema es la amistad, el apostolado y la espiritualidad, o lo que es lo mismo: promover la amistad para mejor hacer el apostolado, y hacer apostolado para que también otros conozcan la buena nueva y puedan disfrutar como nosotros de la espiritualidad. Este es el mandato del Maestro: Id, pues, y enseñad a todas las gentes la buena nueva.
Cierto que no todo el apostolado consiste en enseñar la doctrina de Cristo, pero si los cristianos no enseñamos esta doctrina será difícil que la gente pueda conocerla, aunque hagamos mucho apostolado de otro tipo, y si la gente no conoce las enseñanzas de Cristo ¿cómo podrá seguirlas en su vida? ¿Sólo con vernos a nosotros?
Decía Juan Pablo II en Ecclesia in Europa, punto 47: “Hoy muchos coetáneos, incluso entre los bautizados, creen saber qué es el cristianismo, pero realmente no lo conocen. Con frecuencia ignoran ya hasta los elementos y las nociones fundamentales de la fe”.
Yo he visto que estos casos se dan, incluso entre católicos practicantes, e incluso en nuestras propias filas, y mientras esto siga sucediendo las Comisiones encargadas de dirigir los cursos al nivel que sea no pueden quedarse en el solo apostolado asistencial o de oración. Sería una traición al mando del Maestro. ¿A qué tenemos que dar preferencia en Vida Ascendente, a la amistad, al apostolado o a la espiritualidad? Muchos dicen que a la espiritualidad, otros piensan que al apostolado. Algunos creemos que tendríamos que empezar por conseguir buena formación, porque nadie toma en serio lo que dice o hace alguien a quien considera un ignorante. Y si no nos toman en serio poco apostolado podemos hacer por muy buena voluntad que pongamos en ello. Pidamos al Señor que nos ilumine para planificar bien nuestro trabajo y avanzar curso a curso en este camino de nuestra salvación y de ayudar a otros conocer a Cristo cumpliendo así su mandato. Pero no quedémonos en la petición: a Dios rogando y con el mazo dando. Algo tendremos que hacer nosotros, no podemos esperar que todo lo haga el Espíritu Santo. El que algo quiere algo le cuesta, y bien merece nuestro esfuerzo quien tanto ha hecho y sigue haciendo por nosotros. Él hasta murió en la cruz por anunciarnos el reino de Dios. ¿Podremos negarle ahora nuestro sacrificio y nuestra colaboración cuando nos pide que le ayudemos a extender su reino de paz, de justicia y de amor entre nuestros hermanos? Jesús Hernández Criado

Volver a pagina principal