TEMA 9: LA RESURRECCIÓN DE CRISTO

 

9.1  Por qué es creíble la resurrección de Cristo


Es reconocido a nivel general que Jesucristo fue públicamente ejecutado en Jerusalén bajo el poder de Poncio Pilato a petición del Sanedrín judío. Cristo murió y fue sepultado según lo atestiguan los Judíos y los soldados romanos, y según ellos vieron el sepulcro vacío, pero ninguno sabe que fue del cuerpo que enterraron en ese sepulcro. Sus discípulos aseguran que resucitó, y que se les aparecía a ellos en distintos lugares con otra naturaleza distinta a la que tenía antes.
San Pablo narraba así las apariciones de Jesús a los Corintios:
“Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte viven y otros murieron. Luego se apareció a Santiago; más tarde a todos los apóstoles. En último término se me apareció también a mí, como un abortivo”  (1 Cor 15, 1-8). 
La resurrección del Salvador ha sido la piedra fundamental sobre la cual los Apóstoles edificaron su fe y sus predicaciones. El contenido de la predicación de los Apóstoles es la resurrección de Cristo. Estos no eran muy dados a creer en la resurrección. No creían a sus compañeros cuando decían que lo habían visto resucitado, y decían que no lo creerían hasta que ellos no lo viesen. Tomás es el ejemplo típico de esto, pero no fue el único. Más tarde se les apareció a todos,  a veces estando todos juntos y otras por grupos separados, y todos terminaron anunciado que había resucitado porque ellos lo habían visto varias veces. El Nuevo Testamento presenta numerosas pruebas de la resurrección de Cristo. AI menos narra diecisiete apariciones después de su resurrección. Unas ocurrieron en Jerusalén, allí donde había muerto, y otras en Galilea donde se reunieron los discípulos tras la dispersión que tuvo lugar por miedo a los judíos al morir el Maestro

9.2  Por qué más es creíble la resurrección de Cristo
A mí me resulta creíble su resurrección porque lo que he averiguado de las Escrituras me lleva a creer que es verdad lo que dicen, y veo que en ellas se dice que Cristo murió y resucitó, y hay una concatenación de hechos que llevan a esta conclusión.
Primero: Los soldados romanos dicen que el sepulcro está vacío porque los discípulos de Cristo han robado su cuerpo mientras la guardia dormía. Si dormían ¿cómo saben que fueron sus discípulos quienes lo robaron? Lo que esto indica es que el sepulcro estaba vacío y que no saben dónde está el cuerpo del difunto.
Segundo: Porque son varias las personas que dicen haberlo visto resucitado, y han dado la vida por mantener su testimonio de que eso es cierto, porque ellos  lo han visto así. No hay nada que haga pensar que pueda haber síntomas de alucinaciones en ninguna de estas personas, ni cabe pensar hayan hecho eso por engañar para obtener beneficios con ello. Bien al contrario, sabían que tendrían que sufrir persecuciones, torturas, desprecios y sufrimientos por mantener su tesis en contra de las autoridades que les prohibían hablar de esto. Si no ganaban nada con defender su verdad ¿por qué llegaron hasta el martirio afirmando que era cierto lo que decían? Es creíble que llegaron hasta el martirio porque tenían la convicción plena de que era verdad todo lo que anunciaban. 
Tercero: Vemos que nadie sabe que ha sido del cuerpo de Cristo, y que hay personas que dan la vida por afirmar que lo han visto resucitado. Y vemos también que Pablo dice que hay más de 500 que lo han visto cuando ascendió a los cielos. Y todo esto era contado allí donde habían ocurrido los hechos, y ninguno pudo demostrar que mentían.  Todas estas cosas hacen pensar que los apóstoles decían verdad cuando afirmaban que su Maestro había resucitado.
Cuarto: Otro dato importante es que ellos obraban conforme a lo enseñaban, lo que prueba que estaban convencidos de la verdad que anunciaban

9.3  En qué consiste la Resurrección  de Cristo
  No se trata de una persona que ha muerto y vuelve a la vida para seguir viviendo como antes de morir, tal y como ocurrió con Lazaro. Jesús resucitado tiene ahora una naturaleza distinta a la que tenía antes. A veces aparece con una figura diferente a la que tenía en vida mortal, puede entrar en la casa aun estando las puertas cerradas, y puede aparecer y desaparecer sin que los apóstoles sepan cómo lo hace. Pero no hay duda de que es Él, lo reconocen por sus gestos, por sus palabras, y por sus llagas de la pasión. Es un  hombre nuevo que ha renacido de un hombre muerto, pasando de una forma de vivir a otra superior. Algo así esperamos los cristianos que será nuestra resurrección.

9.4  ¿Qué prueba la resurrección?

Si Cristo resucitó, este es el hecho más importante que ha sucedido en la Tierra para los hombres. Ello vendría a demostrarnos:

Que hay Dios, y que este Dios es capaz de hacer que un hombre muerto resucite con otra naturaleza sin intervención de medios naturales. 

Que hay otra vida después de esta. Cristo cuando se les aparece vive en otra vida distinta a esta.  Que si Cristo ha muerto y Dios lo ha resucitado tiene que ser porque Dios está con Él, y si Dios está con Él sus enseñanzas tienen que ser ciertas, porque Dios no puede estar con el engaño.

El misterio de la resurrección de Cristo cobra así una importancia inusitada, porque viene a resolvernos el problema de que existe Dios (eso que tanto se discute ahora), la certeza de la resurrección de los muerto , que existe otra vida después de ésta, y  que las enseñanzas de Cristo dicen verdad.

Si Cristo ha resucitado, como creemos los cristianos, ya no puede decirse que nadie ha vuelto de la otra vida a contarnos qué pasa después de la muerte. Cristo lo ha hecho.
                                      
                                       

Volver a pagina principal