LOS OLVIDOS Y EL ALZHEIMER 

Tomamos esta información de Blanco y Negro, y el artículo está firmado por Yolanda Colías.
Para alivio de muchos mayores que nos martirizamos tanto con nuestros olvidos, Yolanda viene a decir que, según los expertos, "olvidar es de sabios" y que "los lapsus de memoria actúan como reguladores de la misma".
Dicen que olvidar es un proceso tan natural como el propio mecanismo de recordar. Es la cara oculta de la memoria que en algunas circunstancias es considerado como una condición de salud. "Si no existiera el olvido -dice el Profesor de Psicología Experimental de la Universidad Autónoma de Madrid, Don José María Ruiz Vargas- los sistemas de memoria se sobrecargarían de información y no funcionaría de forma eficaz".
Los científicos aseguran que nuestro cerebro está recibiendo constantemente información que descarta. Cuando estamos en el trabajo, en la calle o encasa frente al televisor, nuestra mente sólo presta atención a un reducido margen de estímulos. No actúa como una esponja que todo lo absorbe inconscientemente, para luego guardarlo en una trastienda por si en algún momento necesita echar mano de esa información. Se podría decir que los estímulos entran, pero el sistema cerebro-mente dispone de una serie de mecanismos que imponen una serie de restricciones para salvaguardar el propio sistema.

Huellas de memoria

"Todas las estimulaciones dejan una primera impresión en el sistema nervioso, pero no todas se convierten huellas de memoria. A nivel neurobiológico, el olvido sería la limpieza de todas esas impresiones sin relevancia", dic
Ruiz Vargas. ¿Y cuál es el criterio por el que el cerebro elimina aquello que no nos interesa? Según las investigaciones, el cerebro asocia la información que recibe de forma automática con nuestras experiencias y conocimientos, y si no le interesa la rechaza sin que esos estímulos dejen el más mínimo rastro. Y lo hace así porque si nuestra mente no fuera capaz de eliminar aquellos datos que le parecen inútiles, tendríamos serias dificultades para recuperar lo que consideramos verdaderamente importante.

Lo tengo en la punta de la lengua

Es una sensación muy especial que cualquiera ha podido experimentar en las circunstancias más diversas. Queremos decir un nombre, una fecha, algo que estamos seguros que sabemos, pero que no somos capaces de recordar. En opinión de los expertos, la razón de esta especie de fallo se debe a que el proceso de búsqueda se ha bloqueado. Hay que distinguir entre perder la memoria realmente y perder las llaves de entrada a esos recuerdos.
"La explicación de no acordamos en un momento dado de algo que que remos recordar puede estar en que tenemos problemas de acceso a las huellas originales de la información, o que el material que pretendemos recordar lo tenemos poco aprendido, o simplemente porque se activan lo que en inglés se llama las "hermanas feas", una especie de interferencia que nos impide llegar a la información que buscamos", dice el Profesor Vargas. Esto es lo que ocurre cuando decimos que se nos "atraviesa" otra idea que nos deja recordar lo que queremos. En estos casos lo mejor es olvidamos de ello y dejar pasar un tiempo hasta que el recuerdo venga de forma espontánea. Lo peor es obsesionarse con el tema. La ansiedad actúa como barrera que impide acceder a la formación que intentamos rescatar de la memoria.

El Alzheimer

Hasta aquí lo escrito por Yolanda Colías, pero ahora preguntamos nosotros: ¿los olvodps tienen algo que ver con el alzheimer¿ La respuestas enprincipio es no. . Olvidos los tenemos todos y no todos tenemos alzheimer.
La perdida de memoria puede ser producida por varias causas  como pueden ser un depresión o un fuerte estado de ansiedad. En estos casos es posible la recuperación de memoria, mientras que en el alzheimer es irrecuperable. Corresponde a los médicos, a los neurólogos y a los psicólogos hacer el diagnóstico preciso, que no siempre es fácil de hacer.
Los síntomas del alzheimer suelen ser no acordarse del nombre las cosas, nombrándolas siempre por su función en vez de por su nombre, desorientarse frecuentemente, no darse cuenta de donde se halla, perderse cuando salen a la calle, o cosas parecidas, pero todo esto repetidamente, no de forma esporádica.
¿Que hacer tan pronto notemos síntomas que nos hagan sospecha
razonablemente que se trata de esta enfermedad? Acudir a los especialistas y a los centros donde se tratan a estos pacientes para que orienten a los familiares sobre qué precauciones deben tomar. Mediante ejercicios de memoria no puede evitarse esta enfermedad hoy no hay nada que pueda prevenirla pero puede retrasarse su evolución. Y para consuelo de muchos, aunque para otros llegue tarde, hoy algunos científicos opinan que para dentro de 20 años esta enfermedad estará erradicada.

vover a pagina principal