ALGUNAS REGLAS PARA RECORDAR MEJOR
Por Jesús Hernández Criado

    Supongo que a todos aquellos que se dejan el paraguas en cualquier sitio, o que van a la compra y se olvidan de poner en la cesta la mitad de lo que tienen que comprar no le valdrá de mucho eso que dicen los expertos de que olvidar es bueno. Puede que lo sea, pero no deja de ser molesto cuando nos olvidamos de hacer las cosas o de acudir a una cita importante.

    He aquí el fundamento de una buena memoria:

    Primero: Para recordar bien algo hay que grabarlo bien en nuestra memoria. Si no lo grabamos bien no lo recordaremos bien.
Segundo: Para grabarlo bien necesitamos prestarle atención cuando lo tenemos en la memoria a corto plazo o memoria primaria. Recuérdese el caso de los tres lápices de colores puesto como ejemplo al explicar la memoria a corto plazo.
Tercero: Para prestar atención a algo en un momento dado no debemos distraernos en ese momento con otras cosas, esto es, debemos concentrarnos en aquello que queremos recordar.
Cuarto y último: Recuerda que saber estas cosas no mejorará tu memoria; sólo podrás mejorarla si las pones en práctica. El saber, si no se usa, no vale para nada.

    Fundándose estas observaciones el Psicólogo irlandés W.R.Borg ha establecido estas cinco reglas para recordar mejor:
1ª) Prestarle atención al objeto o datos que queremos recordar, no distrayéndonos en ese momento con otros asuntos.
2ª) Hacer uso de los diferentes sentidos para captar el mayor número sensaciones referentes al objeto o datos que queremos recordar. Por ejemplo para recordar mejor un nombre podemos prestar atención a cómo es la persona (vista), repetirlo a media voz (oído), y escribirlo una o varias veces. Así lo estamos asociando a varios elementos y lo recordaremos mejor.
3ª) Descomponer el todo en partes. Si queremos recordar un  rostro fijémonos en los ojos, en la frente, en la boca, en barbilla, etc. y luego imaginémonos el conjunto
4ª) Ordenar la información por grupos afines.
5ª) Evocar su recuerdo cada poco tiempo al principio, y más distanciado pasado algún tiempo. La curva del olvido demuestra que durante los primeros segundos podemos recordar bastantes más cosas que pasado algún tiempo. Aprovechando esta observación se llega a la conclusión de que cuando tenemos más información en la memoria es cuando más a menudo debemos evocar el recuerdo para que conservar la mayor cantidad de información posible.   
    Importancia de la memoria. Su importancia no se limita a recordar cosas, sino que junto a esos recuerdos evocamos juicios que influyen en nuestra conducta. Así cuando vemos un rostro conocido, junto a su recuerdo asociamos cómo debemos comportarnos con él: de forma respetuosa, amistosa, con reservas, guardando las distancias etc. De esta forma la memoria influye en nuestros comportamientos y ello hace que debamos prestarle una atención especial para que su proceso de recordación sea lo más nítido posible y lo más fiel a la realidad .
    Reglas mnemotécnicas. Todos hemos oído hablar de este tipo de reglas para recordar mejor, y es probable que muchos utilicemos alguna que nos venga bien, pero la verdad es que muchas de ellas exigen un gran entrenamiento para hacerlas eficaces, y otras vienen a exigir un gran esfuerzo de memoria por lo que su uso se hace poco gratificante.
Nosotros, como cosa práctica y que no falla, aconsejamos papel y lápiz, y que nos echen lo que quieran.Para cuando no disponemos de esos elementos, aconsejamos dividir la información en grupos pequeños que faciliten su recordación. Todos lo hacemos ya cuando nos dan un número de teléfono de varias cifras y lo dividimos en grupos más pequeños; esto nos permite recordarlo mejor. Si además de eso asociamos cada grupo a otro elemento conocido es seguro que esto nos permitirá recordar ese número de teléfono al menos hasta que lleguemos a casa y podamos anotarlo. Ejemplo: Si nos dan el teléfono 923314204 posiblemente lo olvidaríamos fácilmente si tratamos de recordarlo así. Pero si lo descomponemos en 923.31.72.04 y asociamos el 923 con Salamanca, el 31 con el número del portal donde vivimos, el 72 con los años que tenemos y 04 con el mes en que nacimos, seguro que ese número lo recordaremos fácilmente durante mucho tiempo.
Otro ejemplo para las amas de casa -y para los "amos" que se dedican a la "bolsa" (que somos muchos)- Supongamos que nos dicen que tenemos que comprar los siguientes productos: patatas, un enchufe para la luz, un destornillador, un pollo, zanahorias, lechugas, pasar por el banco a sacar dinero, comprar merluza, naranjas, manzanas, yogures y queso. Con este repertorio de cosas no hay quien se aclare. Pero si lo ordenamos todo probablemente no necesitaremos el papel ni el lápiz. Veamos cómo hacerlo:  

    Cosas a comprar en el supermercado: (las ordenamos según vamos encontrando los puestos de venta en el supermercado)

     Carnicería (2 cosas : Pollo y queso
Pescadería (una cosa): Merluza
Frutería (cinco cosas): naranjas y manzanas; zanahorias,     lechugas y patatas. En zona de refrigeración Yogures

    Fuera del supermercado: Banco, tienda de electricidad y ferretería.

    Clasificando así los productos casi nos bastará con recordar los puestos donde tenemos que comprar y el número de cosas a comprar en cada puesto. Recordar luego los productos de cada puesto es fácil, porque los tenemos a la vista.

 

Volver a pagina principal